¿En qué consiste el Factoring Internacional?

El factoring internacional es una herramienta financiera utilizada por empresas exportadoras y consiste en comprar cuentas por cobrar originadas a partir del intercambio de bienes y servicios con otros países.

Revisa aquí qué es el factoring internacional, cómo opera y cuáles son sus beneficios.

El factoring internacional -también conocido como factoring de exportación- es un proceso mediante el cual una empresa vende sus cuentas por cobrar a una entidad financiera especializada a cambio de liquidez inmediata. Este proceso es especialmente útil en transacciones comerciales que involucran ventas a crédito a clientes en el extranjero.

Este factoring emerge como una estrategia financiera valiosa para las empresas que participan en el comercio internacional. Al proporcionar liquidez, gestionar riesgos y simplificar la gestión de cuentas por cobrar, esta herramienta contribuye significativamente a fortalecer la posición financiera y la capacidad de expansión de las empresas en un entorno comercial cada vez más globalizado.

El proceso de factoring internacional consta de varios pasos:

  • Negociación del contrato: Las partes acuerdan los términos del contrato de factoring internacional, que incluye las tarifas, el plazo de financiamiento y otros.
  • Entrega de documentación: La empresa entrega al factoring la documentación relacionada con las cuentas por cobrar, como facturas y documentos de transporte.
  • Adelanto de fondos: El factoring adelanta un porcentaje del valor de las cuentas por cobrar a la empresa, proporcionándole liquidez inmediata.
  • Gestión de cobranza: El factoring se encarga de la gestión y cobranza de las cuentas por cobrar, asumiendo el riesgo crediticio asociado.
  • Pago final: Una vez que las cuentas por cobrar se han cobrado por completo, el factoring realiza el pago final a la empresa, deduciendo las tarifas acordadas.
Diagrama

Descripción generada automáticamente
  • Mejora del flujo de efectivo: El factoring internacional proporciona a las empresas acceso rápido a fondos, mejorando su liquidez y permitiéndoles financiar operaciones sin tener que esperar el pago de clientes extranjeros.
  • Gestión de riesgos: Al transferir el riesgo crediticio al factoring, las empresas pueden protegerse contra la posibilidad de impagos o retrasos en el pago por parte de clientes internacionales.
  • Facilita el crecimiento exportador: El factoring internacional facilita la expansión comercial global al proporcionar a las empresas los recursos financieros necesarios para aprovechar oportunidades en nuevos mercados.
  • Reducción de costos administrativos: Al externalizar la gestión de cuentas por cobrar, las empresas pueden reducir costos administrativos y dedicar más recursos a actividades estratégicas.

No todas las empresas de servicios financieros que hacen factoring realizan operaciones internacionales, pues para ello deben estar asociadas a algún factoring internacional o a Factor Chain International (FCI) (www.fci.nl) organismo que cuenta con más de 400 miembros establecidos en diversas parte del mundo para prestar servicios de factoring global.

Dentro de los socios de EFA, hay varias empresas que prestan este servicio, por lo que te invitamos a consultarlas.

Publicaciones Similares