Presidente de EFA explicó a pymes alternativas de financiamiento existentes en el mercado

21 Oct
 

En el marco de la “semana de la pyme” y ante una concurrencia compuesta por pequeños y medianos empresarios convocados por Propyme, el presidente de la Asociación de Empresas de Factoring de Chile (EFA), Marcelo Lazen, explicó en profundidad las distintas alternativas de financiamiento que existen en el mercado, junto con resolver dudas de los asistentes y entregar una serie de consejos útiles a la hora de tomar decisiones en esta materia.

“El financiamiento es probablemente uno de los temas más complejos cuando se parte un negocio”, puntualizó el ejecutivo. Por ello, destacó la importancia de que las necesidades de corto plazo de las pymes -como puede ser el capital de trabajo- sean abordadas con financiamiento de corto plazo, dejando las operaciones de largo plazo para proyectos de mayor envergadura, como puede ser la compra de una máquina o la construcción de una planta.

“Uno de los mayores errores que cometen las empresas, sobre todo las medianas y pequeñas, es que la caja la ven como un saco de donde se sacan los sueldos, el dinero para comprar las máquinas… la caja no funciona de esa manera”, indicó. Dado ello, sostuvo que cuando las pymes necesitan comprar maquinaria, ello debería pagarse con instrumentos de largo plazo. En este contexto, se refirió a los distintos tipos de créditos bancarios que existen, a la figura de las boletas de garantía, la opción que ofrecen las cooperativas, las líneas de financiamiento que pone a disposición Corfo, centrando su exposición en leasing y factoring.

Calce de monedas. En materia de financiamiento bancario y ante la duda de si hacerlo en pesos o dólares para el caso de las pymes que operan en comercio exterior, Lazen sostuvo que ello dependerá de la moneda en la que se realice la operación. “Es muy importante estar calzado en la moneda en que uno vende”, puntualizó. En ese contexto, manifestó que los bancos tienen instrumentos para poder equiparar la situación, a través de forward o seguros de cambio, que permiten fijar el precio del dólar, “por lo que sabré cuánto me va a costar pagar esa operación el día de mañana. Dejar abierta una de esas dos puntas (compra o venta) es un riesgo inmenso”, añadió.

En cuanto al leasing -que es un arriendo con opción de compra-, Lazen afirmó que se trata de “una extraordinaria herramienta de financiamiento, así como lo es el factoring”. Añadió que, a diferencia de los créditos, donde normalmente se debe dejar una garantía, los bancos están más llanos a entregar financiamiento vía leasing. “Hay un factor de riesgo que es menor, porque el bien es del banco”, puntualizó, añadiendo que por ello mismo el bien no se puede usar como garantía.

Sostuvo que una de las ventajas del leasing para la pyme es que la cuota que se paga va directamente a gasto. “Se rebaja de la base tributaria, porque es un gasto, salvo la parte del IVA”.

Agregó que hay que tener en cuenta que se trata de una alternativa con un costo mayor que un crédito -entre 20% y 30% más-, y que el monto de prepago es más alto que el de un préstamo bancario, porque se paga la totalidad de las cuotas que faltan hasta el final. “El desincentivo para pagar es muy alto. Eso siempre ténganlo en cuenta. Si es que van a ver una operación de leasing, siempre pregunte cuál es el costo de prepago”, dijo. Por ello, el consejo es comparar siempre.

Herramienta rápida y flexible. En lo referido al factoring- industria a la que él representa-, afirmó que en general tiene una carga negativa cuando se lo menciona, pero eso hoy cambió. “Cumple una función muy importante, que es la de dar liquidez a las facturas”, añadió. Destacó que se trata de “una herramienta rápida, muy flexible, que les va a permitir resolver sus problemas de caja en forma prácticamente inmediata”. Agregó que, si bien la oferta de empresas de factoring en Chile es prácticamente infinita, la penetración es muy baja a diferencia de lo que ocurre en los países desarrollados.

¿Por qué usar factoring? Marcelo Lazen indicó que se trata de una alternativa de financiamiento que permite resolver un problema de liquidez en un plazo muy rápido. “Si bien un crédito es más barato, hay que contar con los requisitos, postular y esperar. En una operación de factoring, cuando se tienen las líneas establecidas, van a tener resueltos sus problemas en un par de horas”, explicó a los asistentes, destacando que lo normal es que se financie entre el 90%-95% del valor de una factura.

Reconoció que la mala fama que puede tener la industria estuvo bien ganada en su minuto. “Si uno se remonta 10-12 años atrás, las tasas de factoring eran altísimas; antiguamente se cobraba 5%, pero hoy es muy raro que pasen del 1,5% o del 1,7% dependiendo de la evaluación de riesgo”, manifestó. Explicó que hay una razón de fondo para que el factoring sea más caro que un crédito bancario y es que se evalúa el riesgo de incobrabilidad.

Lazen recalcó que el factoring es una alternativa para ser usada en el corto plazo. “El factoring es para el corto plazo, para operaciones de 30, 60 o 90 días… cuando me voy arriba de esos plazos, no es recomendable”, afirmó el presidente de EFA.

Finalmente, el ejecutivo aconsejó a los asistentes que cuando una pyme opere con una empresa de factoring -bancaria o no bancaria- debe preocuparse de los sistemas de cobranza, además de comparar los precios. “Siempre deben preguntar cuáles son los procedimientos de cobranza”, puntualizó. Asimismo, recomendó operar con instituciones establecidas en el mercado, con trayectoria y respaldo.



Compartir
Compartir
Compartir