¿Qué es el financiamiento de contratos?

Es cuando una empresa cuenta con un contrato formal (notariado) que contiene estados de pagos calculados en $ y que permite endosarlo a un tercero (requisito fundamental) y se lo endosa a una institución de servicios financieros.

Se trata de un producto destinado a anticipar los flujos de efectivo relacionados con contratos en curso, donde el servicio pactado con un tercero se entrega de manera mensual y está respaldado por un acuerdo firmado entre ambas partes. Este contrato puede ser indefinido o tener una duración de 12 meses con renovación automática, y debe especificar claramente la modalidad, frecuencia y monto de pago. Es necesario que exista una relación habitual de al menos un año entre el cliente y el tercero, y que el cliente emita una factura por el servicio recibido.

Al dejar este documento en garantía, la empresa de servicios financieros que ofrece este tipo de financiamiento anticipará parte de los flujos que serán obtenidos del mandante una vez cumplido el contrato del producto o servicio contratado.

La  empresa interesada en esta operación endosa el contrato a la institución financiera para que ésta le adelante determinados estados de pago y, una vez el contrato sea realizado y facturado, esta factura relacionada al contrato vuelve a la institución financiera para finiquitar la operación.

Es importante acotar que, antes de realizar cualquier operación con una empresa de servicios financieros, el cliente debe conocer los cobros asociados a ella, de tal forma que opere en un ámbito de transparencia y confianza.

El financiamiento de contratos sirve para todas las empresas, sin importar su rubro, que tengan contratos con clientes de confianza y con una relación que demuestre trayectoria. Es especialmente útil cuando una pyme necesita financiar los gastos necesarios para comenzar a prestar el producto o servicio por el cual firmó el contrato tales como contratar recursos humanos, adquirir materiales y similares.

Ventajas del financiamiento de contratos

  • Liquidez: obtienes dinero en pocas horas con cualquier cobertura geográfica, pudiendo tener una mayor certeza en el manejo del flujo de caja de tu empresa.
  • No comprometes tu caja: con el adelanto, puedes comenzar a ejecutar lo comprometido en el contrato sin comprometer los recursos de caja.
  • Menores costos: al no ser una operación de crédito, no hay impuesto de timbres y estampillas.

IMPORTANTE: recuerda que estas operaciones dependen del análisis de riesgo y políticas comerciales de cada empresa, por lo que es normal que encuentres diferencias en las cotización.

Hay varias empresas de servicios financieros que financian contratos.

Recuerda que todas las compañías tienen políticas comerciales y evaluaciones de riesgo distintas, por lo que es factible que, ante un mismo producto, encuentres distintas condiciones. Te invitamos a cotizar al menos entre dos instituciones y que pidas que te expliquen todos los costos asociados antes de operar y que elijas compañías de servicios financieros con trayectoria en el mercado. 

En EFA, varios socios financian contratos, por lo que te invitamos a contactarlos (revisa aquí quiénes son nuestros socios). Si quieres que te orientemos en quiénes lo ofrecen, escríbenos pinchando aquí.

Conoce a Nuestros Socios EFA