¿Qué es el chequering?

El chequering es una modalidad de financiamiento que se basa en ceder los derechos de cobro de cheques posdatados a una empresa de factoring, a cambio de obtener los fondos correspondientes de forma anticipada. Está orientado a “personas jurídicas y/o personas naturales con giro comercial”, que reciben como pago cheques a fecha por sus productos y/o servicios. Debido a lo anterior, muchos lo consideran como “el factoring para personas naturales” o le denominan “factoring de cheques”.

Como instrumento financiero, el chequering es anterior al factoring (cesión de facturas). El peso de la evaluación de riesgo reside en el cliente (a diferencia del factoring, en donde es en el deudor o pagador).

Un ejemplo para clarificar esto es cuando una empresa de servicios financieros tiene como cliente de operaciones de chequering a un establecimiento escolar o jardín infantil. Éste le entrega a la empresa de servicios financieros una serie de cheques de los apoderados (alta atomización) a cambio del adelanto de dinero. En este ejemplo, a medida que los cheques van venciendo, la empresa de servicios financieros los cobra y, en caso de que alguno rebote, es el establecimiento el que debe responder ante ese impago.

Las empresas que cuentan con pagos vía cheques, entregan a la institución de servicios financieros sus documentos de cobranza a futuro, de los trabajos que realizó. En este contexto, se realiza un contrato donde el cliente endosa el cheque a la entidad financiera y ésta le entrega el monto del cheque menos un porcentaje de descuento que depende de su análisis de riesgo y políticas comerciales.

Es importante acotar que, antes de realizar cualquier operación con una empresa de servicios financieros, el cliente conozca los cobros asociados a ella, de tal forma que opere en un ámbito de transparencia y confianza.

En Chile, hay muchas pymes que reciben cheques como forma de pago, sin mediar una factura de por medio con la cual puedan realizar operaciones de factoring para obtener liquidez inmediata.

Son este tipo de empresas las que operan con este producto pudiendo evitar sus descalces de caja, hacer frente a sus obligaciones básicas y contar con liquidez recurrente para garantizar su operación.

Ventajas del chequering

  • Liquidez inmediata: se obtiene dinero en pocas horas, pudiendo tener una mayor certeza en el manejo del flujo de caja de la empresa.
  • Rapidez: se genera liquidez en pocas horas, con cualquier cobertura geográfica.
  • No te endeudas: es un financiamiento complementario a otros, por lo que no aparece en el sistema como deuda.
  • Menores costos: al no ser una operación de crédito, no hay impuesto de timbres y estampillas.

    IMPORTANTE: estas operaciones dependen del análisis de riesgo y políticas comerciales de cada empresa, por lo que es normal que existan diferencias en las cotizaciones.  Siempre se debe tener claridad de los costos asociados a cada operación antes de proceder.
  • Alivio en la cobranza: la empresa de servicios financieros es la que realiza la cobranza, permitiéndole a la pyme concentrarse en su negocio, reduciendo los riesgos de no pago e incobrables.

Hay varias empresas de servicios financieros que operan con el producto chequering.

Recuerda que todas las compañías tienen políticas comerciales y evaluaciones de riesgo distintas, por lo que es factible que, ante un mismo producto, encuentres distintas condiciones. Te invitamos a cotizar al menos entre dos instituciones y que pidas que te expliquen todos los costos asociados antes de operar y que elijas compañías de servicios financieros con trayectoria en el mercado.  En EFA, varios socios realizan operaciones de chequering, por lo que te invitamos a contactarlos (revisa aquí quiénes son nuestros socios). Si quieres que te orientemos en quiénes lo ofrecen, escríbenos pinchando aquí.

Conoce a Nuestros Socios EFA